¿La alternativa de Fotooxidación combatirá la contaminación en el mar?

En: Noticias Fecha: Comentario: 0

Los tratamientos con luz son una excelente alternativa para los tratamientos de aguas residuales por sus diversos beneficios y bajos costos.

Se estima que anualmente se arrojan al océano más de ocho millones de toneladas métricas de desechos plásticos, lo se complica aún más si se considera la situación particular de los micro plásticos y sus efectos dañinos, ya sea para el ecosistema o la propia salud humana. Hablamos de todas aquellas partículas con un tamaño inferior a 5 mm que deambulan por los océanos de manera discreta y peligrosa. Su origen principal son los desechos de procesos industriales, productos cosméticos, textiles, medicamentos o la descomposición de piezas de mayor volumen.

La fotooxidación también conocida como POA o Procesos de Oxidación Avanzada, como lo dice su nombre, es un proceso que a través de la interacción con la luz visible, que dan pie a una fase de oxidación en los componentes inorgánicos hasta simplificarlos a CO2 o iones (cloruros, nitratos) y a la mineralización de los agentes contaminantes orgánicos.

Como sabemos, la materia interactúa con la luz en un amplio rango de longitudes de onda por lo que las radiaciones cerca al espectro ultravioleta son capaces de apoyar en la descomposición de los componentes más básicos de un desecho plástico. De esta forma, la luz solar participa como un agente directo, abundante y económico para hacerle frente al problema del desecho negligente en los océanos u otros espacios acuosos.

Si bien los tratamientos convencionales antes mencionados son capaces de combatir la carga de DQO* (Demanda Química de Oxígeno) y DBO* (Demanda Biolófica de Oxígeno) de las muestras contaminadas,  no pueden hacerlo frente al color o toxicidad.

DQO: Cantidad de oxígeno necesario para oxidar la materia orgánica por medios químicos y convertirla en dióxido de carbono y agua. Cuanto mayor es la DQO, más contaminante es la muestra.

DBO: Cantidad de microorganismos, especialmente bacterias, hongos y plancton que consumen durante la degradación de las sustancias orgánicas contenidas en una muestra. Cuanto mayor sea la contaminación mayor será la DBO.

La tecnología fotooxidación en sus dos formatos:

Fotólisis

Este proceso fotolítico para degradar contaminantes en medios líquidos se basa en proporcionar radiación UV, la cual es absorbida por las moléculas de los desechos contaminantes con el objetivo de alcanzar diversos niveles de oxidación.

La eficiencia del proceso depende de la capacidad de absorción de la radiación. Normalmente se utilizan lámparas de mercurio de baja presión empleadas en la desinfección y en la depuración de las aguas.

Fotocatálisis

Este proceso consiste en la destrucción de contaminantes en un medio líquido mediante la interacción de la radiación solar ultravioleta y catalizadores específicos, como el dióxido de titanio, zinc o cobre, con el objetivo de formar radicales hidroxilo, mismos que promueven la oxidación sobre los componentes químicos nocivos.

En Chile..

Actualmente se está desarrollando una discusión fundamental para la conservación de los ecosistemas acuáticos: se trata del Decreto 90, que regula las descargas de contaminantes a ríos, lagos y mares chilenos, verificando que las concentraciones no sobrepasen ciertos límites establecidos por la ley. La normativa, publicada en el año 2000, fue revisada en el año 2012, pero finalmente no se modificó.

Como consecuencia, hoy es un decreto desactualizado e insuficiente, y que trae como efecto una descomposición directa al mar.

Comentario

Dejar tu comentario